El intendente del Municipio de Merlo (Provincia de Buenos Aires), Raúl Othacehé nunca se ha caracterizado por su tolerancia y apego a las prácticas democráticas. Hoy parte oportunista del FpV –si ir muy lejos, en el 2003 acompañó al ex gobernador del Estado Libre Asociado de San Luis, el inefable Adolfo Rodríguez Saá- este duhaldista de paladar negro que se recicla según la ocasión, y como buen patrón de estancia, ha transformado al Municipio en un territorio hostil y de coto de caza de cualquier político, agrupación o simples ciudadanos de a pié que osen cuestionarle su (muy) poca transparente gestión, utilizando todo tipo de métodos para tal fin, desde la circulación de panfletos anónimos a la agresión física lisa y llana, -mas propios de trágicas décadas pasadas en la historia argentina que de este presente de pluralidad y respeto- y en total disonancia y contradicción con el discurso apaciguador que se emite desde el Poder Ejecutivo Nacional.

Sería muy extenso nombrar cada una de las canalladas, arbitrariedades y actos de violencia cometidas por Othacehé y sus Sturmabteilung compuestas, entre otros, por las barras bravas de los clubes de fútbol de la zona, como Deportivo Merlo, Argentino de Merlo y Midland. Bastaría decir que debe ser uno de los pocos dirigentes políticos argentinos involucrados en una denuncia ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos , organismo que aceptó tratar la misma. Con fuertes lazos e influencia en los Tribunales de Morón (cuya jurisdicción abarca el Municipio de Merlo) y en la tristemente célebre Maldita Policía Bonaerense, hasta ahora ha logrado sortear las numerosas denuncias en su contra, como el asesinato del joven Matias Silva.  Aún se recuerda la noche de terror que padecieron los habitantes de Merlo que el 22 de Febrero del 2002 salieron a protestar a la avenida principal por el servicio de agua contaminada que estaban recibiendo, cuando sin ningún tipo de presencia policial –que “curiosamente” sí se hizo presente al terminar todo- 150 matones coreando consignas a favor del Vasco los molieron literalmente a palos.

En Agosto del 2010, un grupo de militantes del partido Nuevo Encuentro –la pesadilla nueva que ha potenciado su natural irascibilidad- que se encontraba juntando firmas a favor del proyecto para transformar en ley la Asignación Universal por Hijo fue atacado por una de sus patotas en la intersección de las calles Irigoyen y Garay, sufriendo el destrozo de sus materiales de propaganda y hasta el robo de efectos personales, todo oportunamente denunciado ante la Comisaría 1ª de Merlo y sin que hasta la fecha –otra “casualidad”- se haya logrado identificar a los agresores. Y el viernes 18 de Marzo de 2011 ya las cosas tomaron un cariz muy preocupante para la democracia argentina; al respecto, transcribimos un comunicado de la juventud de Nuevo Encuentro de Merlo:

Jóvenes militantes del Encuentro por la Democracia y la Equidad que se encontraban repartiendo información partidaria en el centro de la ciudad de San Antonio de Padua, partido de Merlo, fueron violentamente agredidos por una patota. El hecho se inició cerca de las 18 de hoy en las inmediaciones de la estación del ferrocarril de la ex línea Sarmiento, cuando cuatro hombres bajaron de dos vehículos (un Gol negro, sin patente, y un Peugeot 306 rojo, patente ACN 349) y comenzaron a increpar con insultos a un grupo de militantes del EDE, entre quienes estaba la concejala merlense Patricia Álvez.

Los jóvenes de la fuerza que lidera el diputado nacional Martín Sabbatella suspendieron el reparto de volantes y se retiraron por la avenida Rivadavia sin responder a las agresiones de los integrantes de la patota que, entre insultos, gritaban: "Váyanse a Morón" y "No militen más en Merlo". Pero en la céntrica calle Noguera, a metros de Rivadavia, fueron alcanzados nuevamente por los agresores que esta vez golpearon fuertemente a dos militantes, Claudio Ricartes y Alejandro Mileti, y se escaparon caminando y a los gritos entre la gente.

Producto de la agresión, Mileti debió ser hospitalizado y se encuentra en observación médica.

Aunque son reiteradas las agresiones contra militantes y locales partidarios del Encuentro en Merlo, donde gobierna el intendente Raúl Othacehe, es la primera vez que se produce una golpiza a plena luz del día y ante la vista de centenares de personas.

La denuncia fue presentada en la fiscalía de turno de Morón.

Para más información, comunicarse al 154022-6188

A continuación, podemos ver una de las consecuencias de estas prácticas autoritarias que deberían ser desterradas definitivamente de la política argentina, antes que se genere un nuevo Mariano Ferreyra:

Alejandro_Mileti_golpeado_patota_Othacehé

Y para terminar de confirmar que la práctica política de Othacehé es apenas una variante de la dialéctica fascista de los puños y las pistolas, ayer jueves 21 de Junio mientras Martín Sabbatella -candidato a gobernador de la Provincia de Buenos Aires por el EDE- realizaba una caminata por la ciudad de Merlo volvió a recibir agresiones e insultos de los esbirros del compañero Vasco.

¿A esto también hay que cargarlo en la cuenta “bancamos cualquier cosa que hagan los que bancan el proyecto nacional y popular” (dudo que Othacehé banque otra cosa que no sea se propia persona, NdA) o se discute de una buena vez ese “nosotros” que en ocasiones como esta parece tan lejano?.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

top