Moral y lumpenización

Obrero_burgues

El Candidato Natural Que Mejor Mide En Las Encuestas no fue ni tan natural ni medía tan bien; sin poder arrastrar casi ningún voto del electorado “independiente” no tuvo más remedio que recostarse en el denostado y despreciado voto duro K, con notoria incomodidad para alguien que hizo de la no confrontación su bandera aire y sol con fe y esperanza. Y se le nota, mucho.

Cara emergente de la derecha peronista que venía a terminar con el revanchismo montonero de los “emocionales” y apoyado por una banda de corifeos que creían estar corriendo con la fusta bajo el brazo hasta se dieron el lujo de comerse el asado antes de matar a la vaca y operar contra el propio espacio frentista. Sería bueno que quede en la memoria colectiva el inefable Espinoza y su mata-zurdismo decimonónico y el siniestro ex Servicio Penitenciario Casal (¡candidato a Ministro de Justicia!) que le abrió la puerta de la cárcel a la operación de demonización de Aníbal Fernández. Ya sabemos quién ganó.

Por si fuera poco salió de paseo por los medios el gobernador de Salta, Monseñor Urtubey, explicándonos a todos que se acabó la joda y había que arreglar con los fondos buitre sin que nadie desde las propias entrañas del Candidato Natural saliera a desmentirlo. A la estrellita fugaz del Opus Dei hubo que salir a esconderla tan pronto como se dieron cuenta que ese espacio ya estaba ocupado y con más convicción por el candidato de la derecha pura y dura, amén de espantar a los propios.

Tampoco se puede dejar pasar a los ex emocionales reconvertidos en cartesianos sciolistas de la ultima hora que cancherearon y macartearon de lo lindo en blogs y redes sociales, también ellos sintiéndose eternos ganadores o reacomodándose para el mantenimiento de la beca estatal, a sus efectos prácticos da lo mismo. “No hay que votar a Lousteau porque crearíamos un monstruo peor que Macri” escribió uno de ellos, partidario del votoblanquismo en CABA, que hoy se desayuna con que la auténtica Bestia ya estaba entre nosotros. De analistas serios como el mencionado está lleno el buque FpV, con sus consecuencias a la vista.

Creo que de todas las frases de Perón la más desafortunada fue “todo peronista lleva el bastón de mariscal en la mochila”; estimo que la debe haber dicho guiñando un ojo, como era su estilo pícaro. Lo trágico es que el guiño se fue y la frase quedó, entonces muchos sargentos y dragoneantes se sintieron de verdad llamados a conducir y guiar, como el del párrafo anterior. Ni hablar de los que pululan por esa gran cloaca llamada Twitter, aún más penosos y elementales.

La única verdad es la realidad repiten como mantra los que para Matar al Padre Progresista se hicieron neo-ortodoxos. Y por cierto que es así: La realidad les pegó un piñazo la noche del 25 de Octubre a los que ansiaban desembarazarse del lastre progre-comunista-que-no-entiende-nada. La victoria/derrota fue toda suya, ustedes condujeron la campaña, ustedes bendijeron a muñecos como el hermano del Gobernador que escondía al FpV, coman de su propia realidad, les va a venir bien. No creo que hagan la autocrítica, ya sabemos que esas son cosas de comunistas.

Aturdidos, desmoralizados, los mariscales no atinaron a nada, ni una consigna para la coyuntura, ni una idea para capear la tormenta; en sus trajes de suboficiales retornaron vencidos a la casita de los viejos y el cancherismo mudó a mueca de desconcierto. Nunca consumas de la droga que vendés o no vendas copias si hay un original disponible al mismo precio.

Pero todo lo anterior ya fue historia, lo escribo quizás solamente para recordarme a mí mismo el quién es quién de estos tiempos. Mañana estaremos en la URSS el 22 de junio de 1941.

En una reacción fenomenal y ante la tierra arrasada fue la propia gente que ansía ponerse el traje de gala de Pueblo la que salió a enfrentar la blitzkrieg de la derecha cavernaria, prescindiendo y para bien de los consejos neo-ortodoxos.

Miles de carteles hechos con todo tipo de materiales, stickers escritos a mano, fotocopias precarias, mesitas improvisadas en las calles, chicas y chicos subiéndose a colectivos para tratar de explicar y convencer, vecinos que se juntaron con otros respondiendo a sus propios llamados internos, aquel que te dice que va a llevar al abuelo con Parkinson a votar, pibes pegando con cinta scotch volantes en el subte y toda una larga lista de la creatividad de la tiza y el carbón han montado un regocijante espectáculo de dignidad, una tremenda bocanada de vida en una sociedad enfermiza cuya memoria histórica no va mas allá que una semana para atrás. Nadie sabe si alcanzará cuando las pulsiones tanáticas al parecer han ganado la mente y los corazones de los trabajadores.

El día después de mañana la seguimos, como siempre. Y será en las calles, no hay cheques en blanco para los propios ni habrá tregua con el Daesh del libre mercado.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

top