El plan está

De derecha a izquierda del espectro político con posibilidades de acceder al gobierno en el 2015 se han puesto de acuerdo -en unos casos por convicción en otros por debilidad frente a los poderes fácticos encabezados por AEA y sus Tropas Especiales de Agitación al comando del Grupo Clarín- en el plan a aplicar:

Alineamiento sin fisuras con el Imperio y sus satélites europeos; en consecuencia vendría en primer lugar el alejamiento con el bloque del ALBA y, llegado el caso, a la ruptura de relaciones diplomáticas con Cuba y Venezuela. Habrá seguramente algún gesto simbólico como mandar algún decrépito navío a sumarse como camareros a la devastación de algún país lejano y con nombre raro.

Ceñir el MERCOSUR a su aspecto estrictamente comercial de aduanas libres. Toda coincidencia geopolítica será dejada de lado por interferir en el normal desarrollo de los negocios; en este rubro sí son feroces internacionalistas donde toda política tibiamente nacional está subsumida a la estrategia de la burguesía mundial.

A la Asignación Universal por Hijo no la quitarán; simplemente dejarán de aumentarla y al cabo de un par de años –inflación mediante- quedará reducida a poco más que un bono simbólico.

Con las jubilaciones otro tanto: Los que hoy se desgarran las vestiduras y proclaman a los cuatro vientos por el 82% sobre el Mínimo Vital y Móvil que no se les da a nuestros queridos viejos tomarán como primera medida establecerlo pero al estar atado a ese factor con no aumentarlo nunca más lograrán el mismo efecto que con la AUH. Eso sí, no se cansarán de repetir con gestos de prócer que fueron los primeros en reparar esa tremenda injusticia del actual gobierno.

Libre entrada de capitales extranjeros y libertad absoluta para remitir utilidades a sus casas matrices. Para mantener la inflación a raya quitarán toda medida destinada a proteger la industria nacional eliminando derechos de importación para que otra vez podamos disfrutar de los ositos de peluche de Taiwán mientras miles de puestos de trabajo se van por la canaleta de la desintegración social.

Para que se produzca el ansiado reencuentro de todos los argentinos se dejarán languidecer –por decirlo suavemente- los juicios vengativos contra los próceres de la patria. Madres y Abuelas se irán muriendo por una cuestión biológica así que no molestarán y muchos integrantes del Partido del Orden de la Derecha Justicialista respirarán tranquilos.

El narcotráfico será encausado repotenciando a sus jefes naturales: Las Policías y sus protectores. No se permitirá un Comando Vermelho ni un Primer Comando de la Capital; para eso están las fuerzas del orden que son más discretas en su manejo y saben dividir sus utilidades con gobernantes y jueces. Como efecto colateral será una fuente de empleo para los jóvenes que morirán como tales y la bestia que se agitará para inocular miedo y disciplina a las clases medias que no necesitan mucho para asustarse.

A los empresarios del sindicalismo le esperan dos opciones; derrotado el peligro rojo neo montonero seguramente se arrojarán a los nuevos / viejos negocios colaterales de su función sin importar mucho el destino de sus representados, brindando junto a las patronales y desbocándose cantando seduciendo al Capital. O a los que por ahí se les ocurra volver a ciertas fuentes como Moyano súbitamente dejarán de ser rubios de ojos celestes y volverán a ser la bête noire de la escena nacional y les aparecerán todos los temas de troqueles, entramados de empresas familiares, etc, machacados una y otra vez por todos los medios de difusión. Tigres de papel al fin y al cabo y encerrados en su obrerismo de derecha su pretendida capacidad de daño será mínima con aliados en fuga. ¿Cuántas tapas puede resistir? ¿Cuántos exhortos pueden soportar siendo que tienen cuerpo y alma metida en esa inmensa lata de mierda?.

Anulación de la Ley de Seguridad Interior y permiso para que las FFAA se sumen a la lucha contra el narcotráfico y las diversas “amenazas” como las migraciones, tal como propone y presiona desde hace años el Departamento de Estado del Imperio. Y con el apoyo legal de la infausta Ley Antiterrorista se dedicarán con fruición a reprimir a cualquier protestón que ande por ahí.

Baja de retenciones a las exportaciones agropecuarias y reanudación de los prestamos del FMI y el Banco Mundial para cubrir déficit de caja y, en concordancia con el punto anterior, reequipar a nuestras FFAA y de seguridad tan vilipendiadas y humilladas por la sinarquía; al instante los bonos argentinos alcanzarán categoría AAA de las calificadoras de riesgo.

Lápiz rojo sobre todo gasto inútil: Canal Encuentro, Radio Nacional, la TDA, Canal 7, Fútbol para Todos, Aerolíneas Argentinas, YPF, etc. Los vagos científicos del CONICET, INTA e INTI serán amablemente mandados otra vez a lavar platos.

Según quién gane no se podría descartar la profusa agitación del tóxico caramelito identitario del bolivianos, paraguayos y peruanos que nos vienen a robar nuestro trabajo, con el apoyo servicial de la columna vertebral del Movimiento.

La plata de los jubilados será celosamente guardada en las bóvedas del Banco Central a la espera del milagro de los panes y los peces. La ANSES será racionalizada para que vuelva a su rol natural de administrar mendrugos.

Todos ganan: El Gran Capital más grande que nunca, los sobrevivientes de la clase media por fin librados de la molesta negrada que osa compartir sus espacios, los clase media hundidos pero con el consuelo que al fin los gobiernan sus mandos naturales, escritores y periodistas que volverán a sacar chapa de progres denunciando al concejal de Quitilipi que se quedó con un aire acondicionado, la izquierda vulgar soñando con que la agudización de las contradicciones ahora si definitivamente nos llevará a la revolución proletaria sin proletarios y el Partido del Orden reponiendo manzaneras.

Scioli, De Narváez, Massa, Macri, Binner, Urtubey, De La Sota, distintas graduaciones, mismos objetivos.

Pase, la mesa está servida.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

top